viernes, 5 de febrero de 2010

FECHAS PARA NO RECORDAR Y DISCURSOS QUE NO HAY QUE OLVIDAR


El martes pasado, 2 de febrero, se cumplieron 11 años desde que Chávez asumió el poder. Aquel día de 1999 fue un día de esperanza para toda esa mayoría que votó por él, pero qué pasa hoy, 11 años después, de 2 períodos constitucionales, de una reforma de la constitución que permitió la reelección, y de varios referéndums dudosos, pues que allí sigue y sin construir nada provechoso, sólo odio entre hermanos y la ruina de un país. No es justo que toda esa gente que lo hizo su elección tenga esperando 11 años por algo que nunca ha llegado, hablo de sus promesas rotas, como aquella de acabar con la corrupción, que muy por el contrario es la más devastadora que ha conocido Venezuela, la de erradicar la pobreza, sólo basta ver como ha crecido el cinturón de miseria en Caracas por ejemplo, o aquella de acabar con los niños de la calle, esa vez prometió cambiarse el nombre si en un año no desaparecían los niños de la calle…ahora me explico porque Laureano Márquez lo llama Esteban.

El comandante, emperador, jefe supremo de Venezuela, de sus feudos latinoamericanos a los que le pasa mesada y del propio Universo, según su creencia, pronunció estas palabras en un acto oficial el martes pasado:

"esta revolución llegó para gobernar 900 años, para desquitarnos los 90 años aquellos (en los que gobernó la oligarquía). 90 por 100, 900 años. Le faltan burgueses, sigan resistiendo que le faltan 900 años nada más y después de 900 vendrán 900 más, pero más nunca volverán los oligarcas a gobernar a Venezuela".

Cuando uno oye o lee estas cosas se explica muchas otras, por ejemplo cómo va a manejar la economía un hombre no sabe ni multiplicar, en el contexto de una economía de bonanza en casi todo su gobierno, que ha tenido los mayores ingresos de la historia petrolera, este señor no es capaz de multiplicar 90 x 100…que son 9000 Sr. Dictador Rojo Rojito!!!. Chávez debería pasarse por una de esas misiones que tanto promulga, como la de alfabetización, la flamante "Misión Robinson”, ahhh no que por esa ya pasó un día tratando de ser profesor al conjugar el verbo “adquerir” en cadena nacional, pues que cree una nueva “La Misión Multiplicar”.

Además, se atrevió a decir con esa verborrea incontenible que no lo abandona nunca:

"Tengo 55 años, 11 años de presidente, los próximos 11 años, bueno, si Dios lo quiere así, yo prometo cuidarme un poco más y si ustedes lo quieren dentro de 11 años yo tendré 66 y tendré 22 de presidente; en los otros 11 que vienen no quiero ni pensar porque serían 77 y 33, ya es como demasiado tiempo, ¿No les parece a ustedes? Pero lo dirá Dios y el tiempo", aseveró.

Él, que se dice bolivariano, debería leer algo que dijo EL LIBERTADOR Simón Bolívar en 1918 en “El Discurso de Angostura”, uno de los 3 discursos fundamentales de ese genio militar y político:

“La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía”.

No hay más comentarios al respecto, para ello Bolívar es así de contundente. Lo que sí deberían preguntarse los seguidores que le quedan al comandante, cada vez menos por cierto, si 11 años no han sido suficientes para demostrar que se puede hacer algo positivo con un país, qué más tienen que esperar.

1 comentario:

Paola Gutiérrez Velandia dijo...

Espero que sea una fecha que nadie olvide.

Por qué la amnesia es el peor amigo de la sanidad.

Me ha encantado. Un fuerte abrazo