sábado, 31 de octubre de 2015

TRATAMIENTO IN VITRO

Recuerdo la primera vez que oí sobre el tratamiento In Vitro en mi vida, debía ser muy joven, a lo mejor unos 12 años. En ese momento, me imaginé que los bebés in vitro crecían todo su desarrollo dentro de un laboratorio, los imaginaba dentro de unos enormes y gruesos tubos de ensayo que ciéntificos monitoreaban todos los días. Lo que nunca imaginé es que casi 30 años después me tocaría hacerme a mí un tratamiento In vitro para poder cumplir mi sueño de ser madre.

Obviamente, a lo largo de mi vida pude aprender que los bebes in vitro NO se desarrollan en un laboratorio toda su gestación, pero tampoco estaba muy enterada de todos los detalles. Sabía que la fertilización y concepción se realizaban de manera asistida, pero pude conocer más detalles a principios de este año cuando mi esposo y yo decidimos que después de 2 años intentando, y con más de 41 años cumplidos, debíamos buscar ayuda en una Clínica de Fertilidad.

Tomar el primer paso no fue fácil, hay que lidiar con varios factores: el económico y sobre todo el anímico. Después de los 40 y con algunos años intentando el grado de estrés que se tiene es algo hasta natural, sin embargo debo decir que nunca perdí la fe y sabía que buscar ayuda era el primer paso a tomar. A Daniel me costó un poco más convencerlo,  ya saben que los hombre le tienen terror a los médicos y hablar de un tratamiento prolongado tampoco es que anime mucho, pero al cabo de algunos meses accedió.

En febrero concertamos la cita que nos dieron para principios de marzo. El día señalado nos plantamos en la oficina de la Dra. Joelle Taylor en el Fertility & IVF Center of Miami. Ya habíamos estado allí para una prueba que nos habia mandado mi ginecóloga así que sin dudarlo y al ver la seriedad del lugar hicimos la cita.

Estoy convencida que Dios nos puso en las manos correctas, pues Dani y yo solo al entrar al consultorio y ver la enorme sonrisa de la Dra. Taylor nos tranquilizamos en seguida. Recuerdo que una de las primeras preguntas de Daniel fue: Vamos a poder tener hijos? y ella respondió que sí, que habían varias opciones para ello. Que te digan esto ya te deja el 50% del estrés del proceso por fuera. La actitud positiva de la Dra. Taylor y nosotros fue crucial en ese momento. Creo que para ponerte en manos de alguien para un tratamiento como este la empatía y la conexión son FUNDAMENTALES

En esta primera cita, la Dra. nos preguntó todo el background médico y familiar. Nos dijo que pruebas debíamos hacernos inicialmente y que dependiendo de ellas nos diría cual era el tratamiento más recomendado. Desde ese mismo día comenzó con un ultrasonido para ver como estaba mí aparato reproductivo y con pruebas de sangre para los dos. Luego vinieron estudios genéticos, más pruebas hormonales y de semen.

A los 15 dias todos los resultados estuvieron listos. Con la misma actitud positiva la Dra Taylor nos informó que de acuerdo a los resultado, según mi edad, mi reserva ovárica y el resultados del conteo de espermatozoides que lo más recomendable era hacernos un tratamiento IN VITRO pues la inseminación sola probablemente no nos funcionaría. Lo bueno es que yo nunca había perdido un bebé (básicamente porque nunca he estado embarazada) y eso era positivo.

Ese día Dani y yo discutimos la parte económica y pensamos en alternativas pues el costo de este tratamiento es bastante elevado.  Después de ver los precios del tratamiento en la Clínica de la Dra Taylor, consultamos los precios en Venezuela. Eran mucho menores pero trasladarnos allí, vivir el estrés de estar en la situación política e inseguridad nos frenaba. También que la Dra en Venezuela nos decía que corríamos el riesgo de que se acabaran las hormonas y además ellos no realizaban el PGS, es decir el examen genético del embrión, prueba que nos había recomendado la Dra Taylor dada la edad de los dos. Esta prueba se realiza para comprobar que genéticamente los embriones estén bien antes de la implantación. Pensamos también en España, donde el precio seguía siendo menor, pero al final decidimos hacerlo en Estados Unidos, eso nos daba tranquilidad, además podíamos empezar el tratamiento desde ya. El factor tiempo es muy importante también, ya que las mujeres cada mes tenemos menos óvulos  Así que con la ayuda y el apoyo de mis padres decidimos hacer el tratamiento con la Dra Taylor.

Los factores, después de esta experiencia, leer mucho e investigar que creo son determinantes a la hora de decidir un especialista para el tratamiento In Vitro son:

1.Confianza en tu médico. Una persona positiva y clara a la hora de explicarte el proceso es clave, el trato empático también. La Dra Taylor siempre fue cercana, dispuesta a responder todas las dudas. Cada vez que me veía me daba un abrazo y luego comenzaba con los procedimientos. Me daba paz en todo momento, y a Dani también quien es más nervioso que yo en cuestiones médicas.

2. El equipo de profesionales y los laboratorios implicados en el proceso. No solo el Dr. es importante en el proceso sino todo el equipo y los recursos que lo apoyan. Para darnos un pronostico nos hicieron todas las pruebas necesarios incluídas las genéticas para ver si alguno de los dos teníamos alguna enfermedad hereditaria que pudiéramos trasmitir o que dificultara el proceso. Luego toda la parte hormonal que debe ser chequeada semanalmente. Pero sin duda lo más importante es que el centro donde te tratas cuente con un BUEN LABORATORIO DE EMBRIOLOGIA y un buen equipo de embriólogos. Estos podrán manipular los óvulos y los espermatozoides de manera optima y posteriormente el embrión en las fases previas a la implantación.

3. Por último, pero para mí lo más importante es tener FE. Estoy convencida que Dios me puso en la manos correctas y que su mano y la de la Virgen me han llevado en todo este proceso y continúan haciéndolo. Desde el mínuto 1 del tratamiento tuve mucha fe y hoy estoy felizmente embarazada. Como siempre debo agradecer el inmenso apoyo de mi familia que siempre tuvo una fe inmensa en el proceso. Me acompañaron como siempre y hoy tenemos el mejor resultado de todos.

Me atrevo a escribir sobre esto, porque sé que muchas personas pasan por los mismos miedos. Hablar de infertilidad no es fácil, pero tienen que saber que no están solos. Cuando uno comienza a investigar se enfrenta a estadísticas que a veces pueden desalentarte, sobre todo cuando tienes más de 40 años, pero también hay muchas historias exitosas y aquí está la mía. Reconozco que soy muy afortunada y bendecida porque a mis 41años quedé embarazada en mi primer In Vitro. En "You tube" hay muchas historias de mujeres que cuentan cómo se embarazaron después de varios intentos. Yo no soy tan valiente como ellas, no sé si me hubiese atrevido a documentar todo ese proceso sin desalentarme, pero las admiro mucho. Me atrevo a escribir después de 4 meses y medio de embarazo, antes todavía me daba miedo. Hoy puedo gritar feliz a los 4 vientos ESTOY EMBARAZADA!!!! 

A partir de este momento dedico el blog a escribir sobre los pasos o etapas que conllevan un tratamiento In Vitro. Espero mi experiencia pueda ayudar a quienes tengan dudas acerca de este proceso. 

Nancy, Dani...y Baby Mia.

3 comentarios:

Oleida Linares Urbina dijo...

Mi querida Nancy. Primeramente te felicito a ti y a tu esposo. Par de valientes esoeranzados y col.lados de fe que están recibiendo un regalo del cielo. Mis más sinceras felicitaciones. Qué bendición es un bebé. Dios les bendiga.

ainoha dijo...

que bella eres... vas a ser una hermosa mama en todos los sentidos

Maria Carolina Briceño Betancourt dijo...

Felicidades Nancy! Un fuerte abrazo y a disfrutar cada momento. Aquí estaré pendiente para leer tus post q siempre me han encantado. Carolina Briceño