martes, 15 de junio de 2010

EN SEQUÍA LECTORA


No sé que me está pasando últimamente…pero es horrible, estoy en sequía lectora. Me da vergüenza admitirlo, pero desde que comenzó este año no he podido pasar de las primeras 10 páginas de un libro. El último que leí fue  El Huracán lleva de nombre de Jaime Bayly…en diciembre!!!!!!!!.

La situación me tiene francamente desesperada, se supone que estando en la situación de desempleo en la que me encuentro, leer, una de las cosas que más me gusta en EL MUNDO MUNDIAL (como dicen mis queridos españoles), sería la actividad más apropiada, luego de buscar trabajo claro está, pero NO!!!, no puedo y me está MA TAN DO.

Debo aclarar que sólo me pasa con los libros, porque en Internet leo un montón; la prensa, las revistas, blogs, pero un libro….no puedo. En la mesilla de noche de mi habitación y en el salón se encuentran mis víctimas, así llamo a los libros empezados y abandonados:

- Kafka en la orilla de Haruki Murakami.
- A la caza del amor  de Nancy Mitford (ni porque es tocaya he podido)
- Orgullo y Prejuicio como relectura
- La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón – a este debo admitir que le tengo manía porque lo he empezado 3 veces.
- y hasta El Secreto – ni la autoayuda me puede ayudarme con esto (valga la redundancia)

Todos me miran con ojos tristes desde su lugar de aislamiento y se preguntan por qué no puedo pasar de sus primeras páginas. Y para mí sus miradas son como cuchillos que se clavan en mi alma…lectora.

Y no es que no me gusten los libros, faltaba más. El fin de semana pasado, fui con mi entusiasmo y emoción de siempre a la FERIA DEL LIBRO DE MADRID… y  me quería llevar TODO!!!!!!  (as usual) . La sequía económica, también presente, no me impidió tirar de la tarjeta de crédito y comprar 3 libros, aun cuándo la voz de mi madre sonaba en off detrás de mí con su “pero si ya tienes demasiados”, y claro ella no entiende que para los “Letrosos” como yo nunca son demasiados… ni cuando no los puedo leer.

En la Feria, además de El Manual de la Gramática Española de la Real Academia, esa versión corta de La Nueva Gramática, compré La Importancia de Llamarse Ernesto de Wilde para releer ,y un libro que tenía tiempo queriendo comprar, pero que con la reseña de mi amiga Vane en su Cajón de(-)sastre decidí leer, o no leer, ya : La Maravillosa Vida breve de Óscar Wao del dominicano-americano Junot Díaz.

Espero que Díaz y su obra de Pulitzer me hagan volver a la normalidad porque la verdad estoy que lloro. Los dejo ,sólo con una pregunta angustiosa y desesperada que espera encontrar respuesta: ¿Les ha pasado esto?. Espero que sí, porque mi mayor miedo es caer en la sequía absoluta y  terminar leyendo, solamente, los botes de jugo y champú en el supermercado.

5 comentarios:

Isa dijo...

Yo me acabo de leer Ajuar funerario de Fernando Iwasaki. Son cuentos. Hay una pequeña muestra en mi blog. A lo mejor te sirve para acabar con la sequía...

Muack!!

AB dijo...

Mira yo creo que no hay que preocuparse al menos de que empiezes a pasar tu tiempo leyendo condorito o la revista people. Y te acompaNo en esta etapa tan singular como lo es el "desempleo". o mejor dicho ese limbo donde uno espera hacer de todo pero no termina de hacer nada y los dias pasan y sigues gastando real. I'm with you sista!

Por cierto las letras blancas sobre fondo negro de tu blog me matan la vista, debe ser la hipermetropia pero bueno solo lo comento a ver si en algun momento le cambias el fondo y me puedo leer el blog completo.
;-) un abrazo

Vane G. dijo...

Pues yo sí creo que pasa, y nos pasa a todos. A veces tenemos tantas cosas en la mente que nos cuesta hacer el click con lo que estamos leyendo. Más aún en esta era de rapidez, resumen e ir directo al grano. Pero es un ejercicio, así como montarte en la caminadora o hacer yoga, o meditar.
Hay que sobreponerse a la sequía. Creo que Diaz logrará el propósito. Si no, entrále a la trilogía Millenium de Stieg Larsson, súper adictiva, si no te atrapa eso, estás grave (eso sí, te advierto que las primeras páginas de la primera son un poco lentas, pero aguanta, que luego se ponen buenísimas!!!!)
Yo estoy aquí peleándome con Saramago, he de admitirlo. Llevo paseando el libro (El viaje del elefante)de aquí para allá por más de 3 semanas y no llego a la mitad! Me leo dos páginas y comienzo a cabecear, pero bueno, así sea de línea en línea...
Un beso, amiga!!!

Susana dijo...

Hola, nenina!
Si te sirve de consuelo yo pasé una de esas etapas, hace ya tiempo... Siento comunicarte que tiene un nombre: apatía, a mí me paso en un momento de mi vida que no sabía ni quién era (yo pensaba que sí, pero al mirar atrás me doy cuenta de qué no), pero bueno... Son rachas... Deja reposar... que más tarde esa "ansía" (como dice mi madre) volverá... A mí me sacó del desierto, textos breves sueltos... Prueba a ver con el libro de cuentos que te recomienda Isa...
Por cierto, me encanta nadar en el río de tus palabras.
Un besazo!!

AleP (Alejandra Click) dijo...

A mí me está pasando pero justo esta época ha sido la peor. Llegué a Londres y pensé, bueno, mientras busco trabajo puedo leer 500 libros.
Y nada, sequía igual. En otra época me los devoraba, varios al mismo tiempo, uno tras otro, daba igual.
Sé que vendrán tiempos mejores cuando estemos más ocupadas. :)
Es curioso, pero justamente aunque la Triología que comenta Vane es muy interesante y realmente atrapa, también la tengo ahí abandonada. Pero ya pasará este momento!
Un saludo.