sábado, 14 de marzo de 2015

CUANDO EL HORROR SE MUDA A TU PAÍS

Hoy tengo un nudo en la garganta, una angustia que casi me quita el aire ...una vez más. Cuántas veces en los últimos 16 años he tenido ya este sentimiento. No concibo que a un solo venezolano, dentro o fuera del país, no le duela el alma ante tanta barbarie. Estoy descompuesta, casi sin palabras, pues imagino el dolor de otra familia venezolana. 

Rodolfo González, fue encarcelado injustamente en abril del año pasado. Lo acusaban de ser uno de los culpables de las protestas opositoras. Lo llevaron preso con 63 años y junto a su esposa, después de allanar su casa, su negocio y la casa de su hija. "El aviador" como lo llamó Maduro en cadena  nacional, no conocía a sus supuestos cómplices, quienes fueron llevados con él a esa parodia que llaman juicios en la realidad bizarra y chavista, tampoco conocía al "patriota cooperante" que según Maduro lo denunció. Rodolfo González no tenía idea de qué lo acusaban y como los demás presos políticos no ha tenido acceso a un juicio justo. ¿Cómo tenerlo en un país sin justicia?  ¿Cómo esperan un poco de humanidad o de raciocinio en ese horror que se han convertido todas las instituciones que sin tener independencia son parte ya de un gobierno dictatorial?. Ayer Rodolfo Gonzalez, prefirió quitarse la vida antes de ser trasladado a una de esas antesalas del infierno que son las cárceles venezolanas. No lo culpo, qué esperar cuando ya se ha perdido cuaquier esperanza de justicia y humanidad.

Lo más aterrador es que este horror se ha convertido en la realidad del venezolano. Todos vivimos con el miedo de que eso le pase a cualquier familiar, estés dentro o fuera del país el miedo se ha instalado en nosotros. Yo no puedo imaginar el dolor de esta familia, sólo de pensar que a mi papá le pase algo así se me llena el pecho de angustia. Leer la narración de su hija sobre todo lo que han pasado desde abril del año pasado ha sido doloroso y  abrumador. Lo peor... Tener la certeza de que no hay justicia, que no hay para donde correr si pasa algo así...es lo que tienen los países sin ley, es lo que tienen los países donde la maldad lo rige todo.

Me lo he preguntado muchas veces en este blog ¿cuándo se acaba esta pesadilla, esta película de terror? ¿De verdad a esa gente del gobierno no les toca el corazón nada? O será que lo tienen anestesiado de tanto poder  y corrupción. 

Son las 2 de la mañana, pero no puedo dormir porque en algún lugar de mi lejana Caracas hoy lloran a otro venezolano, como lloraron las madres de los estudiantes muertos el año pasado, como lloran los familiares de todos los presos políticos, como lloran mis compatriotas cada día a la salida de la morgue.  No puedo dormir porque me duele en el pecho algo llamado VENEZUELA.No puedo dormir porque el HORROR consiguió un país donde instalarse y desgraciadamente fue el mío.

2 comentarios:

Marylin LaGata dijo...

Liberate ven a los estados unidos

Nancy dijo...

Gracias Marylin, pero vivo en Miami ya